San Andrés de Giles, AR
martes, mayo 21, 2024
scattered clouds
8 ° c
93%
7.05mh
27%
10 c 10 c
mié
10 c 10 c
jue
10 c 10 c
vie
3 c 3 c
sáb
Actualidad

Hospital San Andrés: el calvario que vivió una familia gilense

En la guardia pediátrica le diagnosticaron "mamitis" pero unos días después tuvo que ser trasladado de urgencia a San Nicolas

Hace unas semanas atrás, una familia de nuestra ciudad acudió a la guardia pediátrica del Hospital San Andrés y lamentablemente comenzaron a vivir una difícil situación con dos de sus hijos enfermos. Infociudad pudo hablar con la mamá de estos niños, que aún siguen en observación, y el más pequeño – que tuvo que ser trasladado de urgencia a San Nicolás- todavía la sigue luchando para salir adelante. Por cuestiones de respeto y cuidado a esta familia, reservaremos sus nombres.

La mamá explica cronológicamente como se fueron dando las cosas: “Mi odisea empieza el viernes 16 de septiembre que llevo a mi hija a la guardia pediátrica del Hospital, con mucho dolor de cabeza y fiebre. La atendió un médico joven, que era la primera vez que lo veía, la revisó, y me dijo que tenía sinusitis, le dio un antibiótico y un spray nasal, pero el sábado seguía teniendo fiebre, ya no comía ni tomaba agua, dormía muy poco y volaba de fiebre. El domingo a la madrugada empieza también mi otro hijo más chico con fiebre, dolor de panza y tos. Los llevo a los dos, mi hija ya había empezado con vómitos, cuando los llevo, me dijeron que ella siga con dieta y le sacaron una placa a mi hijo, me dijeron que era bronquitis y le dieron un antibiotico, que siga con ese remedio que se le iba a pasar”.

El lunes 19, la vecina volvió a ir al Hospital porque su hija “no daba más de fiebre y de dolores abdominales, tenía vómitos, diarrea, no comía ni tomaba nada, no caminaba, estaba todo el tiempo acostada”. Ese día la atendió otra pediatra que estaba de guardia, y le dijo que en ese estado no podía tomar antibióticos, por eso le suspendió la medicación que le había dado el primer médico que la atendió hacía tres días. Le pediatra le indicó estar a dieta y tomar líquidos, que así se le iba a pasar.

Sin embargo, su hija “no daba más”, su cuadro se empeoraba y su hijo más pequeño empezaba a manifestar los mismo síntomas que su hermana. “Mi hijo seguía con fiebre y dolores pero más activo, comía y tenía mejor ánimo”. Lamentablemente, la nena no mejoraba: “El miércoles 21 de septiembre, como ya la había llevado tres veces al Hospital, decidí llevarla al CIAPE, donde pagué $2.500, pero ya no queria llevarla de nuevo a la guardia porque me iban a decir lo mismo, necesitaba una solución. En el CIAPE me mandan a hacerle una placa, y cuando se las muestro dijeron que tenia principio de neumonía, que había que internarla. Le sacaron sangre y le dio malísimo: globulos blancos bajos, sodio bajo, potasio bajo, deshidratada, la internaron con suero. Yo me quedo en el Hospital, y mi hijo más chico se quedó al cuidado de mi marido. Ahi empieza mi otra odisea: le controlaban la fiebre, pero el nene no comía, se quejaba de dolor, no durmió en toda la noche, así que lo llevé otra vez a la guardia pediátrica del Hospital.

Un mal diagnóstico que casi termina en tragedia

El jueves 22 de septiembre acudió otra vez a la guardia, pero esta vez con su hijo más pequeño. Le tocó el mismo pediatra que había atendido a la nena días atrás y que le dijo que solo era una sinusitis cuando ya tenía un principio de neumonía, revisó a su hijo más pequeño. “Le comento sus síntomas, lo revisa un poco así nomas y me contesta que tenía mamitis aguda, que lo que estaba haciendo era caprichito, que se le iba a pasar cuando esté más tiempo conmigo”, cuenta angustiada la vecina. El nene vuelve llorando a su casa con su papá, mientras ella se queda en el Hospital cuidando a su hija internada.

Al día siguiente, viernes 23 de septiembre, llamó a su casa para ver como estaba el nene y le dijeron que no comía, no iba al baño y que ni siquiera se levantaba de la cama del dolor de panza. “No sabíamos qué hacer, pido que me cubran en el Hospital con la nena, y me voy a casa a estar con él, pienso que quizás estando conmigo se siente mejor, pero llega un momento en el que digo: no, algo está mal, no puede ser que se queje tanto”, relata la mamá.

En ese momento lleva a su hijo pequeño directamente al CIAPE, donde le dicen que tiene el mismo cuadro que su hermana. Le sacan sangre y el estudio revela que está “super deshidratado y mal”. “Lo tenemos que internar porque estaba muy débil. Ese día queda internado al lado de su hermanita, ella estaba mejor, pero el no. Entró directamente con oxígeno”.

Luego de hacerle una placa al niño, los mismos médicos del Hospital le dicen que tiene una neumonía muy fea y le empiezan a dar antibióticos. Para el sábado 24 de septiembre el cuadro del niño empieza a complicarse más. “No respiraba, le sacan otra placa y le descubren líquido, si eso seguia asi iban a tener que trasladarlo, pero siguieron pasando los días, el no tenia tos, pasó el domingo, el lunes y el nene empezó a hincharse, pero decían que era normal por el antibiótico. El martes a la mañana deciden hacerle una ecografía donde sale que tiene liquido en el pulmón y en la panza, que no saben de donde es, no concuerda con el cuadro de neumonía”.

En ese momento, desde el Hospital San Andrés le comunican a la familia que había que trasladarlo a otro lugar porque si empeoraba, no iban a poder “hacer más nada“. La mamá aceptó el traslado, y le dijeron que podían demorar algunas horas en conseguirlo. Sin embargo, “pasó el miércoles, no hubo traslado, recién el jueves 28 y moviendo piezas desde afuera pudimos conseguir un traslado a San Nicolás”.

El traslado que le salvó la vida

La mamá, su hijo y un medico del Hospital San Andrés viajaron hasta el Hospital Interzonal San Felipe, ubicado en la ciudad de San Nicolás. “El médico de Giles que me acompañó me decía que me quede tranquila, que el nene no necesitaba terapia, pero cuando le empezaron a hacer estudios, me dijeron que tenía una neumonía muy grave”, explica.

El viernes 29 le hacen una tomografía y los médicos de San Nicolás le dijeron que tenía todo el pulmón lleno de pus, que corría riesgo su vida y que había que hacerle una cirugía de urgencia.

“La misma infección del pulmón, de tanta que era, se salió y se le fue también a la panza, lo punzaron para ver de que se trataba”

detalla la mamá.

Al día siguiente, sábado 30 de septiembre, lo sedaron y lo llevaron a la cirugía. Le hicieron un corte desde arriba de la espalda hasta las costillas, una intervención importante para un niño de tan solo 5 años. “Gracias a Dios, hasta ahora viene todo bien, él se la re bancó”. El nene está estable, pero sigue en observación. Ahora más tranquila, la mamá reflexiona sobre la pesadilla que vivieron:

si yo me hubiese quedado con que era un capricho, no sé si tendría hoy a mi hijo vivo, llegó a San Nicolás muy grave, y esa “agüita” que decían que tenía, era pus que largaba el pulmón. Estoy agradecida a Dios, primero porque pude tener la plata para ir al CIAPE, hay familias que no la tienen. Se supone que hay un lugar gratuito con profesionales para poder atender a tus hijos, pero cada vez que vas al Hospital te dicen ” a ver, cuál es la urgencia?”. Muchas veces escuché ‘mamá, ¿otra vez viniste? no seas exagerada’.

Lamentablemente no es la primera vez que trascienden historias como éstas. Hace tiempo que el Hospital San Andrés recibe críticas por la mala atención durante las guardias. En redes sociales son frecuentes los relatos como el de esta familia. “Una como mamá no sabe lo que le pasa a su hijo, y si tiene fiebre es porque algo tiene, no lo estás llevando porque sos hincha y querés joder al pediatra. Siento que no tienen consideración con la familia, con los padres, porque uno va preocupado. En el Hospital hacen falta pediatras que tengan ganas de trabajar. No cuesta nada atender de buena manera, hay muchos que tratan mal hasta los chicos”, comenta la vecina, quien todavía continúa cuidando a su hijo en San Nicolás.

Otras Noticias ►

Agenda Cultural: actividades gratuitas para el fin de semana
Bomberos Voluntarios de San Andrés de Giles convocan a la Asamblea General Ordinaria
Pronóstico de fin de semana: ¿Cambia el clima en San Andrés de Giles?
El semillero gilense juega una nueva fecha
Así se juega la primera fecha de la Liga Local de Clubes
Un mes del accidente en Villa Espil: ¿Cómo sigue la causa?
Bruta Cumbia: una fiesta a gran escala
Todos por el Alma: la campaña solidaria para reparar el gimnasio del club
Polideporte: todo lo que pasó en la última semana