San Andrés de Giles, AR
miércoles, febrero 28, 2024
clear sky
30 ° c
65%
4.7mh
0%
21 c 21 c
vie
21 c 21 c
sáb
25 c 25 c
dom
17 c 17 c
lun
Actualidad

El trencito de la alegría volvió a pasar por Giles

Después de algunos años, la gallinita volvió a recorrer las calles de nuestra ciudad.

La “Gallina Turuleca” recorre una vez más las calles de San Andrés de Giles. Sus clásicos recorridos fueron interrumpidos por la pandemia, sin embargo ya está de vuelta haciendo felices a grandes y chicos. Los más pequeños paseando por las calles en sus vagones de colores, y los adultos que la recuerdan con nostalgia y mucho cariño porque también han estado ahí cuando eran niños. Generación tras generación, los gilenses son felices cada vez que llega a nuestra ciudad.

Cuando José Mario Suarez tenía 23 años comenzó a manejar el trencito, pero en ese momento tenía otro dueño, que lo armaba y desarmaba, y siempre terminaba roto. Un buen día se lo ofreció a José diciéndole “yo veo que te encanta, y vos sos el único que lo va a hacer andar”. José -que hoy tiene 70 años- recuerda con precisión aquel día: no tenía plata para comprarlo por más que quisiera. Así que lo invitó a comer un guiso que estaba cocinando su señora, y le ofreció a cambio del tren una ternerita, un caballo y un grabador. Así empezó esta historia que le cambió la vida a José, su familia y a los niños de muchas ciudades.

Comenzó a conducir la gallinita por todos los barrios de Mercedes, su ciudad natal. Pronto llegaron propuestas de Navarro y de a poco, sin darse cuenta, empezó a recorrer toda la provincia de Buenos Aires. Desde sus inicios anduvo por Lobos, Montegrande, Castelli, Dolores, Ayacucho, San Pedro, Ramallo, San Nicolás, Azul, Benito Juarez, y la lista sigue. Cuando voy andando con el trencito por la calle, la gente nos ve y ya se empieza  a reír”, cuenta feliz Pepe, como le dicen desde siempre.

Sus hijos son quienes manejan ahora el tren y continúan con esta hermosa tradición familiar. La respuesta de la gente siempre es la misma: alegría y mucho amor. “Mis hijos son cariñosos y llevan en su corazón el amor por la gallinita, hacen el trabajo como lo  hacía yo, han aprendido a querer a la gente, a tener compasión de los que no tienen, por ahí vienen mamás que no tienen, y él las hace subir igual, esas son cosas hermosas, a la gallinita no solo va a subir el que tiene plata”, cuenta Pepe.

Se emociona recordando que Jonathan, quien condujo la gallinita por nuestra ciudad en esta visita, dormía la siesta en el asiento a su lado mientras daba vueltas en el trencito. Jonathan por su parte asegura: “lo llevamos en la sangre”. Cuenta que después de la pandemia, al primer lugar donde vinieron fue a Giles y que de acá se van para Carmen de Areco. Pepe no se cansa de decir que el trencito es lo que más satisfacciones le trajo en su vida.

Otras Noticias ►

Ciclismo: equipo gilense da la nota en Saladillo [Video]
Boleto estudiantil 2024: ya se puede tramitar para todos los niveles educativos
Cortaron el pasto, pero era una reserva protegida
Guillet presentó su auto para el Procar 4000
Running: podios gilenses en la zona
Los vecinos disfrutaron de los “Corsos de mi Ciudad”
Marcelo Larroque, el nuevo Jefe Distrital de Educación
Abre la inscripción para los profesorados del Instituto de Formación Docente N° 142
Marcelo Guillet se prepara para sumarse al Procar 4000 [Video]