¿Por qué una calle de Mar del Plata tiene el nombre de un vecino gilense?

La historia de José Cavallo, el vecino gilense que fue homenajeado con una calle de La Feliz.
anuncio infociudad frigorifico costanzo

En el oeste de Mar del Plata, entre las canchas de Alvarado y Aldosivi, un vecino gilense fue homenajeado luego de que eligieran su nombre para bautizar un pasaje. Se trata de José Cavallo, quien en 1954 fue electo intendente de La Feliz.

Según precisó el portal Antes de Ser Calle, Cavallo nació el 25 de noviembre de 1917 en San Andrés de Giles. Luego de ingresar en el Seminario de la Orden Jesuita de la Ciudad de Buenos Aires, decidió estudiar Derecho en la Universidad Nacional de La Plata. En 1948 se recibió de abogado y empezó su carrera política bajo el ala del peronismo.

Fue así que primero trabajó en la Delegación de la Sub-secretaría de Trabajo de Miramar, para luego ser nombrado Secretario del primer Tribunal del Trabajo marplatense. Antes de Ser Calle sostiene que allí se destacó “en el movimiento obrero por su desempeño siempre protegiendo los intereses de los más vulnerables“.

En 1954, fue electo como intendente de General Pueyrredón, después de quedarse con 40.306 votos de un padrón de 78.522 electores. La victoria fue contundente: la UCR quedó en segundo lugar con 26.315 votos. Sin embargo, pese a que el pueblo había manifestado claramente por quién quería ser gobernado, la Revolución Libertadora dio por tierra toda voluntad democrática.

El 19 de septiembre de 1955, las fuerzas militares apelaron a una herramienta que ya habían usado en la Plaza de Mayo: el bombardeo. En un artículo para La Capital, el periodista Gustavo Visciarelli explicó que ese día la Marina de Guerra tiro sus bombas contra los tanques de combustible de YPF ubicados en el puerto y en la Escuela de Artillería.

Nueve de los once tanques ardían después de diez minutos de cañoneo. La versión oficial, nunca refutada, señala que no hubo víctimas” detalla Visciarelli. Las fuerzas navales también dispararon con tropas del Ejército, que tuvieron que enfrentar a un grupo de peronistas que se habían apostado en una escollera, para frenar el avance de los golpistas. Pese a que estaban armados, la diferencia de fuerzas los obligó a retirarse.

Si bien los militares sostuvieron que habían avisado que iban a atacar, lo cierto es que en la ciudad no había información. Los pocos datos que se manejaban llegaron gracias a algunas emisiones de radios uruguayas. “En verdad, el grueso de la población despertó sobresaltada por el ruido de las bombas, algunas de las cuales cayeron en viviendas y comercios del barrio Puerto. La crónica periodística del día siguiente dio cuenta de varias personas heridas, sin abundar en precisiones” relata el periodista de La Capital.

La Revolución Libertadora no hizo más que atacar a los que prometía liberar. A los 308 muertos que había generado en el bombardeo de la Plaza de Mayo, se le sumaron las víctimas de los ataques en Mar del Plata, Dock Sud y La Plata. El golpe de Estado dio por finalizado el gobierno de Cavallo.

El vecino gilense fallecería en 1995 con 77 años. En 1975 Perón pudo volver a nuestro país y cumplir con su mandato. Cavallo no tuvo la misma suerte: luego de su caída, nunca más hubo intendentes peronistas en General Pueyrredón.

Detienen vehículo con 20 kg de marihuana

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo