El Rancho de Nicora: la historia detrás del nuevo almacén de campo

anuncio infociudad frigorifico costanzo

Los inicios

El abril del 2020 empezó con una ciudad paralizada por las restricciones que impuso la pandemia. En ese contexto, Daniel “Toto” Mariño, buscando salir un poco de su casa, volvió a visitar unos viejos ranchos de adobe que pertenecían a su familia, y que le hacían recordar su infancia. “Ahí vivían los hermanos Ángel y Agustín Lanzone. Vivieron toda su vida ahí, solíamos ir a tomar mates muy temprano con ellos, antes de comenzar con las tareas rurales. Cuando mi papa compró, les permitió seguir viviendo ahí. Son momentos que uno no se olvida más, en pleno siglo XXI, año 2005 si mal no recuerdo, venían a hacer las compras en sulky al pueblo, era algo hermoso” relata a Infociudad.

Esas primeras visitas, lo llevaron a reacondicionar el lugar: limpió el terreno y puso una huerta. Cuando terminó, se dio cuenta de que el rancho estaba en muy mal estado. “En ese lugar había tres ranchos, dos se vinieron abajo. Quedaba uno medianamente en pie, que estaba por desaparecer” detalla Mariño. Los dos que cayeron, fueron los que habían sido habitados por los hermanos Lanzone. El restante, perteneció a un vecino llamado Ricardo Nicora.  

Deseando evitar la desaparición del rancho, se propuso mejorar la estructura del edificio: “no tenía claro cómo hacerlo. En eso, dos amigos me dicen ‘tu viejo tiene que saber’. Claro, lo tenía tan cerca y jamás se me había ocurrido. Mi papá es un tipo que viene de ahí, de esos lugares, mucho tiempo de su vida se la pasó sumergido en montes haciendo leña y viviendo en ranchos. Aparte, viene de una familia de hornos de ladrillo y trabajó mucho en el campo, entendía de cómo se hacían“.

Cuando José, el padre de Toto, oyó la propuesta, dudó en aceptar, ya que era un trabajo bastante complejo para su edad. Sin embargo, le presentaron una oferta que no pudo rechazar: “en un almuerzo junto a dos amigos, uno de ellos le dice ‘si lo hacés, te regalo una camiseta de San Lorenzo original, la que usó Damián Luna‘. La pasión por los colores que tenemos en la familia, lo terminó de convencer. Al otro día, a las seis de la mañana, fuimos a buscar barro a un horno de ladrillos ya que la idea era mantenerlo original, empezamos a revocar a mano y comenzamos con la puesta en valor“.

El Rancho de Nicora

Una vez que lograron reacondicionar el lugar, Toto decidió abrir un almacén de campo, que dé lugar a diferentes iniciativas tanto gastronómicas como artísticas: “siempre en mi cabeza rondó la idea de tener un lugar de encuentro al que puedan ir artistas y artesanos; donde se pueda degustar algo y disfrutar del entorno rural, con sus características y sentidos originales“.

Teniendo esto en mente, surgió “El Rancho de Nicora“. El nombre responde a que históricamente, los vecinos del lugar lo llamaban de esa manera. Según adelantó Toto a Infociudad, la idea es abrir cerca de fin de año. “El objetivo es que sea un lugar de encuentro que nos conecte con nuestro patrimonio cultural, que la gente pueda pasar a comer una picada, una empanada, y cuando se pueda, disfrutar de artistas como artesanos y músicos” explica.

El lugar está ubicado en el camino viejo a San Antonio de Areco, pasando la laguna artificial, a 7 kilómetros de donde termina el asfalto.

De esta manera, el rancho que alguna vez fue de Nicora no desaparecerá, sino que se transformará en un espacio en donde se cultivará el arte y la gastronomía tradicional de nuestra región.

 

 

 

 

 

Hackean perfiles de vecinos para estafar por redes sociales

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo