Se cumplió el sueño de ADEA

Luego de casi dos años de trabajo, finalmente los miembros de ADEA ayer lograron inaugurar “Manos en la Masa”, la panadería ubicada en la intermediación de las calles Malvinas Argentinas y Chacabuco.  El sueño había empezado en 2019 con la famosa “Campaña del Cemento” mediante la cual, se habían propuesto juntar 1.4 millones de pesos. La solidaridad de los gilenses superó todas las expectativas y no sólo cumplió con el objetivo, sino que lo superó, logrando que se recaude un total de $1.537.300.

A partir de allí, empezaron a aparecer una serie de obstáculos que pondrían en jaque la ejecución del proyecto. Una semana después de la campaña, el valor del dólar sufriría un crecimiento exorbitante, llevando a que todos los precios aumenten, reduciendo el poder de compra de lo recaudado.

Posteriormente, la llegada del 2020 trajo aparejada el inicio de la pandemia, cancelando todo tipo de actividad. Esto produjo que se tenga que demorar la obra y llevó a que los pocos ahorros que tenía la institución, se inviertan en los salarios de los profesores. Lejos de excusarse en las dificultades que iban surgiendo, los miembros de ADEA trabajaron continuamente en pos de cumplir con el sueño de la panadería.

Mientras se construía el taller, los alumnos armaron una huerta orgánica y acomodaron el parque, armando sillones con pallets de madera y pintando las paredes. Cada centímetro del establecimiento fue construido con el esfuerzo y la dedicación de la comunidad de ADEA.

Todo este camino, justifica el hecho de que cuando ayer a la tarde se inauguraba el emprendimiento, todos estuvieran emocionados y sonriendo. Tal es el caso de Fabio Portessi, presidente de la institución, quien confesó: “es el día más importante de ADEA hasta el momento. La verdad es que logramos cumplir el sueño de terminar con el taller de panadería. Hoy podemos decir que es un sueño hecho realidad para nosotros“. 

El local está adaptado para facilitar la circulación y la seguridad de las personas con discapacidad que trabajarán allí. Por ejemplo, fueron colocados distintos interruptores eléctricos por todo el taller, para cortar la electricidad instantáneamente en el caso de que haya algún accidente.

Según explicó Portessi, la jornada laboral empezará a las cinco de la mañana, con un maestro mayor de panadería y dos ayudantes. A las nueve de la mañana entrará la primera burbuja, que permanecerá en el local hasta la una de la tarde. A las dos ingresará la segunda burbuja, que trabajará hasta las cinco de la tarde. Los dos grupos estarán formados por siete chicos, y en total participarán 28 personas.

Los chicos tienen un valor protagónico importante acá. Mucha de las cosas que ustedes van a poder comprar después, las hacen los chicos” detalló el presidente de ADEA. “Los chicos con esto tienen un sentido de pertenencia importantísimo, quieren arrancar. Cuidan el lugar más que nosotros” agregó.

Con este nuevo edificio, la institución pasará a trabajar en dos lugares, ya que el establecimiento de la calle Soulet se continuará utilizando para realizar trabajos pedagógicos.

Quienes deseen comprar los productos de ADEA, podrán acercarse al local entre las ocho y las 13 horas, y desde las 14 hasta las 17. También pueden comunicarse a través de Whatsapp: 2325 – 686069.

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en