La Policía gilense formó parte del operativo que desbarató la fiesta de Lola Latorre

El Comando de Prevención Rural de San Andrés de Giles, formó parte del operativo realizado durante la madrugada del sábado, mediante el cual se dio por terminada la fiesta mercedina en la que se encontraba Lola Latorre. También participaron efectivos de Suipacha y Navarro.

Esto se preparó con algunos días de anticipación, teniendo en cuenta que podían llegar a asistir cientos de personas. El detonante fue una denuncia anónima presentada ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. Esta dependencia le trasladó la información a la Delegación de la Defensoría bonaerense, permitiendo que junto al municipio se organizara el operativo de clausura.

Una vez finalizada la fiesta, se le iniciaron causas penales a 140 personas, entre las que se incluye la participante de Cantando por un Sueño. La joven explicó que estaba en Pilar, pero que viajó hasta Mercedes para ir a buscar a una amiga. “Estuve en el lugar, sí, me apersoné a la casa, pero no fui como invitada y en ningún momento me bajé del auto” detalló Lola.

Y agregó: “Cuando llegué había doce camionetas de patrulleros, no había música, ni gente bailando. Busqué a mi amiga y me dijeron que de la única manera que podíamos salir era dejando los datos y firmando una notificación. Los di, como todos los estuvieron ahí, pero nunca me imaginé todo esto“.

Pero más allá de toda esta situación, el foco de la polémica estaba en que semanas atrás había dado positivo para Coronavirus. Sin embargo Latorre declaró que fue dada de alta el miércoles pasado.

Ahora sólo resta esperar a que avance la causa. Según el artículo 205 del Código Penal, se fija que tendrá prisión de seis meses a dos años la persona que viole las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia.


Fuente: Noticiasmercedinas.com

San Antonio de Areco: mató a su mujer y después se suicidó

Encontranos en