Varado en el pueblo: la historia del gilense que es investigador del Conicet y tiene que volver a Francia

Una de las historias que más se repiten en estas semanas dominadas por la pandemia, o por lo menos hasta hace algunos días, tienen relación con la importante cantidad de argentinos que quedaron varados fuera del país. Sin embargo, un sector de la sociedad tiene un problema similar pero a la inversa: muchos compatriotas necesitan regresar desde nuestras tierras a diferentes lugares del mundo.

Un caso particular es el del gilense Andrés Varani que vive en París, Francia, desde 2015. El vecino llegó a nuestra ciudad en marzo pasado para visitar a su familia y acá lo atrapó la cuarentena. “Mi mamá tiene cáncer y mi padre sufrió un ACV y está internado en una clínica. No lo pude ver durante todo este tiempo” contó a La Nación.

El joven que estudió en el Colegio Nuestra Señora de Luján es investigador del Conicet y tiene que volver a Francia para terminar su investigación. “Tengo plazo para ir allá, completar la investigación y volver a la Argentina como investigador del Conicet hasta el 31 de octubre. Esta situación pone en riesgo mi lugar acá en la Argentina también”, explicó.

Varani contó a La Nación que su trabajo comienza en 20 días y que a fines de junio se le vence su contrato en el departamento que alquila en Francia. El gilense tuvo que tramitar la prolongación de su contrato en el país europeo y conseguir que el instituto argentino también le diera permiso para postergar la toma de su cargo. “Pero esta situación complejiza todo a nivel experimento y tiempo de desarrollo de las investigaciones”, finalizó.


Nota completa: Coronavirus: son argentinos, viven en el exterior pero quedaron varados en el país

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en