PARA TODA LA VIDA

anuncio infociudad frigorifico costanzo

El tatuaje en la actualidad es un símbolo de modernidad, pero a su vez si nos remontamos a su origen, representa un arte milenario. La historia sitúa el nacimiento de este movimiento hoy urbano en Egipto, lugar del que provienen los pigmentos de henna. Las mujeres eran tatuadas para representar su estatus social y las momias eran marcadas.

Al mismo tiempo, la cultura celta y germánica utilizaron el arte del tatuaje con fines bélicos; los japoneses tatuaban figuritas de barro que acompañaban a los difuntos en su camino al paraíso, y los aztecas lo hacían especialmente a los niños con tal de rendir tributo a dioses como Quauhtli.

Pero en la historia de éste arte, también se registraron momentos oscuros. Hasta el siglo XV los tatuajes fueron prohibidos considerándolos como una “mutilación al cuerpo heredado por Dios”. Luego de ese proceso, los marineros fomentaron la cultura del tatuaje extraída de exóticas tierras como Gabón y Nueva Guinea donde posiblemente se encuentra la influencia más directa de los actuales.

Desde el siglo pasado, impulsado por el movimiento hippie y una particular revolución de la libertad de expresión, el tatuaje volvió a aparecer hasta convertirse en el fenómeno actual. Superando fronteras, religiones y culturas la aceptación parece ser total.

En San Andrés de Giles es común encontrar en las calles vecinos con dibujos en sus cuerpos. Nicolás Gobetti es uno de los culpables, el joven gilense de 23 años es un destacado tatuador profesional. Fue al colegio industrial, pasó por el taller hasta encontrar en diseño el lugar que le permitió expresar en el dibujo sus ideas “Cuando yo arranque hace 5 o 6 años el tatuaje ya era una profesión, se podía vivir de esto. Los colegas fueron los que me incentivaron a que me dedique definitivamente, ellos veían que hacía cosas buenas y así empecé a utilizarlo como medio de vida” cuenta Nicolás.

La aceptación del tatuaje fue progresiva, ayudada por grandes formadores de opinión y espacios en los medios de comunicación. Nico no duda en el avance del estilo urbano y encuentra en su experiencia un punto de inflexión “Las figuras que se hicieron tatuajes ayudaron a que mucha gente grande abra la cabeza y entienda que puede tener uno. En lugares como el nuestro lo de Tinelli, por ejemplo, marcó un antes y un después. Los jugadores de fútbol ayudaron también. Hoy se generalizó, ya no es una cuestión de edades. De hecho las pibas ya se animan mucho más que los pibes. No se mira a las personas que llevan este estilo diferente, yo tengo una clienta que está muy tatuada y es maestra jardinera. Ni los nenes, ni los papás le hacen comentarios. Es normal”.

Los tatuajes se pueden encasillar en más de 10 categorías diferentes, la variación entre ellas está en el dibujo, las líneas y los colores. Nuestro artista se destaca en New School full color, una de las modalidades más complejas del rubro que intenta reflejar el realismo de la imagen sin perder la esencia del dibujo. Desde hace casi un año asiste a convenciones del tatuaje por todo el territorio nacional, las muestras además tienen importantes concursos donde los mejores del país compiten entre sí. Nico se animó a participar logrando muy buenos resultados (ver recuadro) y sponsors.

El tatuador no sólo lleva adelante la obra sino que también ayuda en el proceso de elección. Las ideas necesitan de una guía para poder realizarse pero también la moda, como cuenta Nicolás, provoca que muchos lleguen al lugar con una sola idea: Salir con algo en su piel…  “Siempre trato de asesorar a quienes se tatúan conmigo. Si bien algunos traen sus dibujos o ideas, tenemos que definir lo que es viable. No todo lo que pensamos queda bien. También tengo muchos que llegan para tatuarse y no tienen definido qué”.

Pero no todo es moda, también hay tatuajes que rompen con algunas lógicas. Uno de esos le tocó llevar a cabo a Nicolás hace algún tiempo “Hice tatuajes insólitos, uno fue en Mercedes. Un cliente me pidió que le haga el logo de la serenísima en el brazo. Le pase un costo altísimo para que me diga que no, pero me dijo que sí! Se lo tuve que hacer. Lo peor, fue que ya antes se lo había hecho y lo había tapado”.

Los premios, distinciones y los elogios de tatuadores del mundo no desvían a Nico Gobetti de su objetivo fundamental: seguir aprendiendo. El joven artista rompe con los moldes, no va en busca de los grandes centros urbanos donde el estilo está instalado por completo, su desafío está en un territorio más complejo, donde todo comenzó “En un futuro me gustaría viajar para tomar cosas de otros lugares. Pero si bien hoy tengo mi local en Mercedes, quiero trabajar acá. Venir a mi ciudad para hacer cosas lindas”.

Los premios

En las convenciones Nicolás logró importantes distinciones: En Jujuy fue 1° en Lethering, en Zarate repitió la mejor posición en la categoría anterior y fue 2° en New School, además lo eligieron como el mejor del día.

En Córdoba fue el segundo mejor tatuador ,  en Rio Gallegos formó parte de la selección de México en el torneo panamericano como artista invitado y en San Bernardo logro ser 1° en New School, mejor del día y 1° en Full Color.

Los costos

Hacer una manga (brazo entero) puede llevar entre 17 y 30 hs. dependiendo el tatuaje a realizar, generalmente los rostros (realismo) son los que más tiempo llevan. En Giles la hora del tatuador cuesta aproximadamente $500. Pero no es en todos lados igual, en Capital los costos son más elevados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrazo de gol

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo