Condenaron a genocidas sospechados de actuar en Giles

En la tarde de ayer, el Tribunal Oral Federal Nº2 condenó a cadena perpetua a los genocidas Emilio Sánchez Zinny, Emilio Pedro Morello y Horacio Linari, por su participación en la desaparición de Rocío Martínez Borbolla – madre del periodista Camilo García – y el asesinato de cuatro miembros del ERP: Jorge Emilio Arancibia, Pedro Oscar Martucci, Pablo Pavich y un hombre que no pudo ser identificado.

En la causa también estaban imputados Luis Alberto Brun y Rubén Osmar Andrade, pero fueron absueltos, ya que los jueces entendieron que no se pudo probar que hayan actuado en ninguno de los ilícitos.

Todos los implicados trabajaban para el Regimiento Nº6 de Mercedes. Desde allí se orquestaba la represión en la subzona 115, que estaba integrada por municipios de toda la región, incluido San Andrés de Giles.

En diálogo con Infociudad, el abogado y periodista Pablo Llonto, había explicado que se sospecha que el grupo de tareas juzgado ayer participó en los secuestros de Hannah Vyrynen y Dominga Bazzana, realizados en 1977 en un campo cercano a Cucullú.

El veredicto de los jueces Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Feliciano Ríos, será clave para el juicio de las desapariciones de San Andrés de Giles, ya que confirmó que el Regimiento de Mercedes fue partícipe del terrorismo de Estado de la última dictadura militar.

Se prevé que este proceso inicie antes de fin de año. En este caso, se investigan seis desapariciones: a las de Vyrynen y Bazzana se suman las de Guillermo Hietala y Estela Cali, secuestrados en Vicente López; y Américo Cali y María Ester Fillippi, detenidos en Zárate.