“La idea de ‘llegar al verano’ es una construcción sociocultural que durante muchos años naturalizamos”

Hablamos con la nutricionista Jesica Lavia sobre la presión que se ejerce sobre los cuerpos no hegemónicos y los riesgos a los que esta situación nos enfrenta.
anuncio infociudad frigorifico costanzo

Con la llegada de las fiestas de fin de año, desde distintos sectores se muestra una y otra vez a la delgadez como un tesoro que hay que proteger o conseguir. Titulares del tipo “Las claves para llegar al verano” o “Cómo pasar Navidad sin aumentar de peso” se replican en cientos de portales web.

En diálogo con Infociudad, la nutricionista Jesica Lavia (@jesinutriok en Instagram), sostiene: “la idea de ‘llegar al verano’ es una construcción sociocultural que durante muchos años naturalizamos. Es fomentada desde lo que llamamos la cultura de la dieta y de los cuerpos estereotipados. Una cultura que rechaza los cuerpos que no son hegemónicamente bellos y que no responden a ciertos parámetros y estándares normativos. Los únicos cuerpos válidos son aquellos cuerpos que cumplen con la norma y con lo que hoy se considera belleza, y esos son los cuerpos merecedores de, por ejemplo, ponerse una bikini, meterse a una pileta o al mar y disfrutar del verano. El resto, los cuerpos no válidos, deben sentir vergüenza y no pueden permitirse disfrutar hasta que no cambien y encajen en esos moldes“.

A través de Instagram, Jesinutri brinda información y tips a sus más de 30 mil seguidores

Para Lavia, la presión ejercida por estos mandatos no es gratuita: “esto tiene consecuencias negativas sobre la salud integral de las personas, repercutiendo desfavorablemente en su imagen corporal y en la relación con su alimentación. No es casualidad que, según datos internacionales, nuestro país ocupe el segundo lugar con más personas atravesando trastornos alimentarios“.

En este sentido, añade: “al vivir en una cultura peso centrista y al reproducir estos conceptos, se termina asociando la salud a un determinado tipo de cuerpo, que básicamente es un cuerpo flaco. Es importante desarmar esa diada de cuerpo flaco – cuerpo sano. No todas las personas con cuerpos flacos son personas que gozan de salud integral, ni siquiera podemos asegurar que gozan de salud física. Por ejemplo, con hábitos alimentarios poco saludables, por más que una persona sea delgada según las tablas de peso ideal o el IMC, puede tener alterada su composición corporal y puede en consecuencia tener aumentados los factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas como puede ser la hipertensión arterial“.

Con respecto a los hábitos alimenticios en el contexto de la Navidad y año nuevo, expresa: “las fiestas de fin de año, las vacaciones, los cumpleaños, son parte de la vida en sociedad. Y es parte de nuestra salud integral poder participar de estos eventos pudiendo disfrutarlos. Pienso que la cultura de la dieta nos robó hasta eso. Tenemos desconectado el registro de hambre/saciedad, placer/deseo a la hora de comer, porque lo que nos enseñaron es a relacionarnos con la comida desde el descontrol, la culpa y la restricción. Y si lo analizamos en profundidad, la mayoría de las personas ni siquiera terminan disfrutando realmente esas comidas excesivas, porque todo es parte del mismo círculo vicioso. Por eso creo que la forma de encarar todo esto es empezando a hacerlo consciente y a recuperar los principios de disfrute que son claves a la hora de hablar de salud integral. Y alejándose de la culpa, lo que no quiere decir caer en el descontrol absoluto porque eso tampoco es saludable“.

Para la nutricionista, la clave radica en encontrar un equilibrio que será personal y único, dado que depende de diversos factores como nuestra historia personal, nuestra genética, el ambiente en el que nos manejamos, los grupos a los que pertenecemos y nuestros hábitos, entre otras variables.

Los jugos “Detox” y las dietas mágicas de internet

Una de las “soluciones” que proponen los paladines de los cuerpos hegemónicos, tiene que ver con una serie de jugos a bases de frutas que prometen ser pociones mágicas capaz de “limpiar” el cuerpo. Al momento de hablar de estos brevajes, Lavia es contundente: “la desintoxicación en el cuerpo está a cargo del hígado, los riñones y el intestino. La verdad es que no existe algo mágico como un jugo que pueda desintoxicarnos. Estaría buenísimo porque nos resolvería bastantes problemas de una forma muy sencilla, pero son solo mitos. Eso no quiere decir que no este bueno tomar un jugo con pepino, espinaca y naranja, porque nos aporta vitaminas, minerales y fibra, pero estamos a años luz de que sea real que, por ejemplo, tomar un vaso de agua tibia con limon en ayuno sea lo que desintoxique el organismo“.

En lugar de apelar a estos jugos, la especialista recomienda “recuperar hábitos saludables, lejos de las restricciones y el hambre. Prestar atención a los grupos de alimentos que quizá durante las fiestas estuvieron descuidados. Por ejemplo, asegurar un consumo frecuente de agua, frutas, verduras, frutos secos, cereales y legumbres. Pero no como mecanismo compensatorio sino en la búsqueda del equilibrio y del cuidado del cuerpo, y por ende de la salud física“.

Y por último, aconseja: “es muy importante que seamos responsables con nuestra salud. Lamentablemente, no se le da a la nutrición en general y a la alimentación en particular, la relevancia que tienen. Hacer dietas sacadas de internet puede ser peligroso. Siempre es recomendable alejarse de dietas de moda y dietas genéricas, y buscar profesionales de salud que tengan una mirada integral de la salud, que acompañen a sus pacientes a construir una alimentación adecuada y personalizada según sus requerimientos y su historia individual“.

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo