Un salto directo al podio

El atleta local Ian Kelmanowicz logró colocarse entre los mejores en la Copa Nacional U23 y se llevó una medalla en Salto con Garrocha.

Después de aguantar un viaje de 17 horas hasta Mendoza, el atleta de nuestra ciudad Ian Kelmanowicz, participó en Salto con Garrocha en la Copa Nacional U23. Su salto lo llevó bien arriba y logró el tercer puesto, permitiéndole una foto en el podio entre los mejores atletas.

La competencia se realizó el fin de semana pasado y recibió a los máximos exponentes del atletismo del país. En diálogo con Infociudad, el joven contó los detalles de esa experiencia. Agradeció a su entrenador, a la Dirección de Deportes y especialmente a su novia, factores claves para que todo salga bien.

IC: ¿Cómo te preparaste para esta competencia?

Ian: Empecé un nuevo proceso de entrenamiento hace 6 semanas atrás, antes de eso el  entrenamiento venía siendo inestable, estaba en un momento de cambios. Entrené de lunes a sábados, todos los días, bajo todos los climas que hubo, no me perdí un día. En ese momento no había fechas de competencias, el objetivo era recuperar y mejorar todas las capacidades.

Sabía que pronto iba a venir algo y cuando llegó la fecha de la copa, dentro de la planificación que veníamos haciendo encajaba perfecta para ir. La copa al ser a nivel nacional es un muy buen torneo porque te medís con atletas de todo el país y es accesible. Hay desde atletas de iniciación hasta atletas de elite, por ejemplo en esta oportunidad en la copa estaba todo el seleccionado argentino que hubiera competido en el panamericano. Estuvo bueno en ese sentido porque te podes medir con los mejores.

Yo venía entrenado en las capacidades físicas, no tanto en lo técnico, entonces a la vez era la primera competencia en mucho tiempo, la idea era ir y ver qué pasaba para tener un parámetro evaluativo de cómo estaba y cómo me iba en competencia.

IC: ¿Cómo fue la experiencia en Mendoza?

El viaje hasta Mendoza fue la parte más dura, fueron 17 horas en Chevallier. Llegué el viernes a las 8 de la mañana y me fui a la pista a hacer una activación, elongué bien y me fui a descansar para competir al otro día.

El sábado hice tres pruebas: la primer prueba fue salto en largo que quedé 9, los primeros 8 pasaban a la final, éramos 16 y si bien me quedé con ganas de más, mejoré 30 cm, mi marca, así que hice mi mejor registro personal, que está buenísimo, es un montón. Después hice 110 metros con vallas que quedé último, me llevé una sorpresa, no me fue muy bien y al toque que terminé de correr las vallas me fui al sector de salto con garrocha que estaban empezando a medir carrera.

En garrocha al principio fue un tema porque no pude llevar mi propia garrocha, entonces tenía que conseguir una, yo estaba a la deriva, era posible que yo vaya y no pueda hacer salto porque no conseguía  el elemento, así que empecé a ver entre la gente que había, a preguntarle qué garrochas tenían, qué medidas eran. Conseguí una que era mucho más blanda de la que yo debería usar, así que salté con 10 pasos de carrera, que es cortita, aun así me siguió quedando blanda, la idea era hacer una carrera corta para no tener tanta velocidad, que la garrocha no se doble tanto porque se puede terminar partiendo. Fue una competencia difícil en ese sentido.

A la vez esa fue la primera vez que yo salté con garrocha desde abril. En el entrenamiento de este último tiempo estábamos más con la parte física, no tanto en lo técnico, así que saltos no estábamos haciendo. La idea era ver qué pasaba, y no esperaba mucho de la competencia.

 Ya de entrada tenía una garrocha que me quedaba  blanda, es muy dificil saltar así, porque todo el tiempo sabes que se te puede partir, la podes romper y ni siquiera era mía, y a la vez no te ayuda a saltar verticalmente como corresponde, sino que te saca para otros lados, te tira arriba de la varilla, hay que remarla en dulce de leche ahí.

Estuve a punto de quedar en blanco, la primer altura la pasé en el tercer intento, hice un montón de saltos y terminé saltando 3,70 metros, estaba con ganas de saltar 3,80 que es mi mejor marca personal pero no se me dio. Estuvo bueno porque quedé en tercer lugar, la competencia fue dura: casi pierdo al principio y después terminé ganando una medalla.

Me quedé con muchas ganas de más, así que la próxima competencia- que ya estoy entrenando- va a ser el 13 de noviembre en el Parque Olímpico. Voy a competir como invitado, si consigo tener mi garrocha ahí sé que puedo mejorar marca, eso me pone muy contento y me motiva.

¿Por qué una calle de Mar del Plata tiene el nombre de un vecino gilense?

Encontranos en