¿De qué se trata la Ley de Etiquetado Frontal?

El detalle sobre el proyecto de ley que buscaba mejorar la alimentación y disminuir la obesidad infantil.

Esta tarde, la Cámara de Diputados debía sesionar para tratar un proyecto de ley que buscaba regular el etiquetado frontal de los alimentos. Sin embargo, los legisladores de Juntos por el Cambio decidieron ausentarse y no hubo quórum para debatir.

¿Cuál era el objetivo?

Según se detallaba en el artículo 1° del proyecto, esta propuesta apuntaba a “garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada a través de la promoción de una alimentación saludable, brindando información nutricional simple y comprensible de los alimentos envasados y las bebidas anhalcólicas“. En este sentido, se buscaba “advertir a consumidoras y consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz“.

¿Cómo?

Si se aprobaba esta normativa, los alimentos y bebidas analcóholicas – como gaseoas, aguas saborizadas y jugos -, que tengan nutrientes críticos (azúcares, sodio, grasas saturadas y grasas totales) y valores energéticos excesivos, debían incluir en la cara principal un sello de advertencia indeleble por cada nutriente crítico en exceso. Por ejemplo, si un alimento tiene mucha azúcar, en su envoltorio debería leerse: “exceso en azúcares”.

Por otro lado, en su artículo 9°, el proyecto prohibía que los envases de los productos que contengan al menos un nutriente crítico tengan información nutricional complementaria; logos o frases con el patrocinio de sociedades científicas o asociaciones civiles; iluestraciones o fotografías de personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas; promesas de obsequios, participación de concursos, juegos o eventos artísticos. Según los especialistas, imagenes de este tipo hacen que los niños se vean alentados a consumir alimentos poco saludables.

Además, se prohibía la publicidad y promoción de los productos con nutrientes críticos dirigidos a niños, niñas y adolescentes.

La educación

En el capítulo IV, esta normativa contemplaba trabajar junto al Consejo Federal de Educación, de manera que se promueva la inclusión de actividades didácticas y de políticas que establezcan los contenidos mínimos de educación alimentaria nutricional en los establecimientos educativos de nivel inicial, primario y secundario del país. Además, prohibía vender en los establecimientos educativos los alimentos y bebidas que contengan al menos un sello de advertencia.

El proyecto tuvo como autor a Matías Rodríguez, y como coautores a Antonio Rodas, Cristina Del Carmen López Valverde, María Eugenia Catalfamo, María Teresa Margarita González y a Sergio Leavy, todos miembros del Frente de Todos.

Los límites en los nutrientes fueron pensados a partir del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud. Cuando Rodríguez presentó la propuesta, diversas organizaciones internacionales se manifestaron a favor de esta iniciativa. Por ejemplo, UNICEF, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), lanzaron una campaña para pedirle a los legisladores argentinos que voten a favor.

Diez días después de que el proyecto ingresara a la Cámara, todas estas organizaciones empezaron con la campaña “Ojos Cerrados“, para alertar sobre la falta de información clara en el etiquetado de los productos alimentarios. Según publicó la UNICEF en su página web, esta situación “empuja la epidemia de sobrepeso y obesidad infantil que afecta a uno de cada tres niñas y niños en el país“.

Pese a todos estos esfuerzos, el proyecto no pudo salir adelante debido a la ausencia de los diputados de Juntos por el Cambio. Ahora, solo resta a esperar a que se presente otra vez el proyecto. Teniendo en cuenta que solo quedan algunos meses para que terminen las sesiones ordinarias, todo parece indicar que habrá que esperar hasta el 2022 para que los legisladores puedan debatir sobre esta problemática.

Milanesas clandestinas: clausuran una fábrica que las preparaba en tarros de pintura

Encontranos en