La sorpresa que se llevó una vecina al vender una torta

anuncio infociudad frigorifico costanzo

Soy de Azúcar es un emprendimiento de pastelería, a través del cual Camila Manfredi ha preparado productos como alfajores, galletitas, brownies y tortas para clientes de toda la región, quienes generalmente la contactan mediante Instagram, ya que es en donde diariamente muestra sus productos.

Eso fue lo que pasó en febrero. Una clienta de apellido Iturrioz, se comunicó con Camila para pedirle una torta de cumpleaños. Despúes de pensar en algunos diseños, las mujeres se pusieron de acuerdo en que el pastel debía ser rosa y blanco, y tenía que estar decorado con mariposas violetas. Luego, Camila pasó el costo del trabajo, fijó una fecha de entrega y detalló por dónde tenían que pasar a buscar la torta; del otro lado, confirmaron el pedido.

El día de entrega, la responsable de Soy de Azúcar ya tenía todo listo. El pastel había salido perfecto, estaba tal cual se lo había pedido la clienta.

La mujer que había encargado la torta, ese día tomó su celular, chequeó la dirección y salió en el auto. Sin embargo, al llegar a la calle indicada, no podía dar con el número que le había dicho Camila. Daba vueltas y vueltas, y no había caso. La casa no aparecía. Ni siquiera los vecinos del barrio la pudieron ayudar: un transeúnte le dijo que no tenía idea, que esa dirección no existía.

Cuando le pregunto a la chica dónde estaba, me da una dirección de un barrio muy extraño” contó Camila tiempo atrás en una storie de Instagram. Fue en ese momento que cayeron en que ambas habían cometido un error: Iturrioz no era de Giles, vivía en Melo, Uruguay.

Le pregunté si era de acá y me preguntó qué era Giles, ahí me dí cuenta” relata Camila a Infociudad. “La chica se quiso morir cuando le dije que yo estaba en Argentina, se quedó sin torta” agrega.

Si bien esta historia parecía irrepetible,  un tiempo después otra clienta uruguaya también quiso hacer un pedido. Sin embargo, la experiencia de la historia anterior hizo que la vecina gilense chequee el perfil de la compradora antes de aceptar el trabajo.

A lo largo de los últimos años, el comercio a través de internet se ha intensificado y ha permitido aumentar la velocidad de las transacciones. A la par, los usuarios se han sumado a esa rapidez, llevando a que muchas veces, las compras se realicen sin chequear datos básicos. En este sentido, luego de sufrirlo en carne propia, Camila cierra aconsejando: “siempre hay que mirar o preguntar cuando comprás algo vía internet“.

Hackean perfiles de vecinos para estafar por redes sociales

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo