Un gol que alegró a un pueblo

anuncio infociudad frigorifico costanzo

Un día como hoy, pero hace 35 años atrás, el país se paralizó, no era cualquier partido, en ese momento se jugaba mucho más que por la copa. Después de la guerra más cruda e injusta de todas, ese triunfo contra los ingleses significó una victoria en el corazón de todos los argentinos y argentinas. Cuando le preguntaron por ese gol, el propio Diego Maradona se refirió a ese momento como “caído entre dos ingleses levantando a un pueblo”.

Este 22 de junio tampoco es un día cualquiera. Por primera vez recordamos ese partido sin Diego en el plano terrenal y los sentimientos nos desbordan el doble. Las redes sociales se inundaron de videos y vemos el mismo gol una y otra vez con lágrimas en los ojos.

ezgif.com gif maker

Si escuchar el relato de Víctor Hugo aún hoy nos emociona, imaginemos cómo habrá sido escucharlo en vivo en un pueblo que todavía lloraba a los caídos en la guerra. Por eso le preguntamos a Beto Puglelli, combatiente de Malvinas, cómo vivió ese momento y qué significó ese triunfo.

“Estaba en mi casa viendo el partido como la mayoría de los argentinos. Cuando se producen los dos goles, porque no se sabe cuál de los dos es más bonito, indudablemente los festejé como festejábamos en Malvinas”, asegura y explica que “si hoy en día lo de Malvinas todavía está caliente, en ese momento quemaba y fue una forma de sacarnos esa bronca de encima”.

Para Beto ese momento fue un antes y un después. “A cuatro años de la guerra, que era muy poco, ese partido nos alegró la vida. Por ahí se puede decir que el segundo gol con la mano fue con trampa pero la Guerra también ellos la hicieron con trampa, muchas cosas que estaban prohibidas, ellos las aplicaron”.

Puede gustarte o no el fútbol, pero nadie puede negar que fue un hecho histórico. Hay una generación que vio el tiempo detenerse, un pueblo entero paralizado que vivió ese momento frente a una tele o pegados a alguna radio. María José Crosetti, hija del querido “Tito” Crosetti, explica que en su familia siempre fueron futboleros y “muy maradonianos”. Cada vez que jugaba la selección, su casa “era una fiesta”.

“Me acuerdo patente, con todo lo que había pasado en la guerra, era un momento muy especial. Me emociona hasta al contarlo. Escuchaba hace un rato el gol en la tele y de nuevo se me pone la piel de gallina y se me caen las lágrimas. Me acuerdo de saltar, abrazarme a los gritos con mi papá y mis hermanos que eran chicos”, recuerda Tita.

Cuando habla sobre aquel día lo hace en tiempo presente. Es que ese recuerdo es tan vivido que parece fuera del tiempo, volviéndolo verdaderamente inolvidable. “Lo viví y lo sigo viviendo, porque es algo que no me voy a olvidar en mi vida y lo celebro y lo grito las veces que lo escuche, fue uno de los momentos que más lo vi a mi papá gritar un gol, mirá que lo he visto gritar goles, pero ese fue una cosa de locos”.

Escruche a plena luz del día: la pista que sigue la Policía

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo