Amanita Vintage: una historia detrás de cada prenda

Entrar a Amanita Vintage es como viajar en el tiempo. Las marcas de ropa de los noventa son las que más abundan, con sus diseños originales y sus looks icónicos de ropa holgada, deportiva y estridente. Entre camisas leñadoras y camperas rompeviento se encuentran ellos: Santiago Rossi y Josefina Reinoso, dueños de la feria y de un buen gusto único.

Sobre sus inicios, nos cuentan que lo vienen pensando desde 2019 “consiguiendo  de a poco prendas y algunas cosas para reciclar como mobiliarios; pero por cuestiones de espacio y otros vaivenes de la vida recién le pudimos comenzar a dar forma a mediados del 2020”.

Confiesan que siempre les encantó lo vintage y como si fuera una búsqueda del tesoro seleccionan cada ropa que ingresa: “Recorrer, buscar, explorar, se nos hace muy divertido, nos movemos muchísimo para conseguir algunas prendas, ya que intentamos mantener un estilo”.

Por eso, ellos proponen otra lógica para cuestionar los estándares de la moda: “Está bueno pensar en romper con algunos cánones estéticos de la mirada del otro, también  con los limitantes económicos”.

Además explican que la feria desde su raíz fue pensada como una tienda de “vintage-eco-arte, desde aros, pulseras, mochilas, bolsos y gorras. Que casi siempre son adquiridas como únicas o de muy poca circulación”.

Para ellos no se trata solo de ropa, sino de hallar prendas con historia: “en cada una de estas piezas encontramos además de sentimientos nostálgicos, diferentes formas de artes que fueron transmutando con el tiempo, como las publicidades con lo visual y el lenguaje”.

En este sentido, aseguran que es fundamental ser “muy detallistas con cada prenda antes de colgarla, desde un hilo suelto, hasta remendar o un lavado intenso, también el planchado hace parte de la dedicación hacia cada prenda, y es la forma de recuperarla”.

“Ahí es donde viene lo importante de la segunda vida de la prenda, es parte de la moda circular, y cuando te llevas una prenda vintage o de segunda mano estás siendo parte del consumo responsable y consciente”, sostienen Santiago y Josefina.

El hecho de “feriar” es un proceso constante en el cual cada paso es importante para conservar la prenda, accesorio u objeto que llega a sus manos “y que se van revalorizando con el tiempo”. Por eso Amanita les invita: ¡Vestite consciente, vestite vintage!

 

 

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en