Inclusión y polémica

Ayer a la tarde, se celebró una nueva sesión en el Honorable Concejo Deliberante de nuestra ciudad. Todo apuntaba a que el debate se recalentara al momento de tratar los proyectos de comunicación presentados por Juntos por el Cambio que buscaban solicitar datos sobre las vacunas que no pudieron aplicarse en marzo, y sobre la nómina de vacunados VIP.

Sin embargo, previamente se encendió la polémica al tratar una propuesta opositora, que tenía como fin instalar pictogramas en heladerías para facilitar el acceso a la información a personas con discapacidad de espectro autista.

Al momento de explicar la finalidad de esta iniciativa, la concejal Noely Meretta explicó que el proyecto surgió teniendo en cuenta “que muchas de las personas con esta capacidad diferente, con este trastorno del espectro autista, se comunican a través de pictogramas o señalando determinadas cosas que necesitan“.

Desde el oficialismo, la concejal Bonetti, explicó que desde el año pasado existe el Concejo Municipal de Accesibilidad y Discapacidad, del cual forma parte el Honorable Concejo Deliberante, teniendo como representantes a la propia Bonetti y a Eugenio Lacanette. En este sentido, sostuvo que la forma en la cual se trabajó el proyecto fue errónea, ya que la actividad propuesta ya había sido desarrollada por el Concejo Municipal la semana pasada, cuando miembros de esa dependencia visitaron diversos comercios, invitándolos a que incluyan pictogramas.

Por otro lado, expresó: “Me veo en el compromiso de marcar dos conceptos que no se utilizan en la actualidad. En un momento, en los considerandos del proyecto, se habla de ‘síndrome’. Ya no se habla en la actualidad de síndrome, sino de Condición del Espectro Autista o TEA. Y menos aún, es un término arcaico, el de hablar de personas con capacidades diferentes o distintas“. Finalmente, agregó que “las personas con discapacidad piden que se los nombren por su identificación, por lo que son: personas con discapacidad“.

Luego, Meretta volvió a tomar la palabra y respondió: “la realidad es que no tenía conocimiento de lo que estaba haciendo el Concejo de Discapacidad. Celebro esto, pero también no sé por qué le genera desconcierto a la concejal que me antecedió, porque la realidad es que nosotros como cuerpo tenemos la facultad, como bloque político, de presentar proyectos de ordenanzas, y esto no se está haciendo. En las heladerías, particularmente, este proyecto de ordenanza no se está llevando a cabo“. Antes de finalizar, deseó que la propuesta sea aprobada y comentó que el objetivo del proyecto era sumar y no restar.

Lejos de concluir el debate, la siguiente en hablar fue la concejal Moretti, quien respondió: “el desconcierto no es por el proyecto, es por el desconocimiento de la existencia de un ámbito donde se trabaja específicamente el tema. Además, el desconcierto tiene que ver con la temporalidad de ambas cosas. Al contrario, ojalá pueda ser enriquecido. Por supuesto que se trata de sumar siempre, pero para algo creamos los ámbitos“.

Cuando estaba diciendo las últimas palabras, Moretti se dirigió hacia Mercedes Condesse: “Ya va, concejal Condesse. Dejeme hablar un ratito“. “Yo no la estoy interrumpiendo” replicó la jefa del bloque opositor, a lo que Moretti respondió: “parece que se me viene encima“.

Al momento de cerrar, Meretta detalló: “El Concejo Municipal de Accesibilidad y Discapacidad es la autoridad de aplicación de la ordenanza, está en el artículo tres. Este proyecto es una manda a que se realice algo. Si nosotros no hiciéramos esto, tampoco deberíamos hacer ordenanzas para que otras comisiones u otros concejos creados por este Concejo actúen o hagan algo“.

Finalmente, la propuesta fue derivada a la Comisión de Salud para ser trabajada y enriquecida en conjunto al Concejo Municipal de Accesibilidad y Discapacidad.

 

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en