La solidaridad como respuesta al desastre

El incendio de los bosques de El Bolsón y la Comarca Andina, hizo que se desatara el caos. Cientos de familias tuvieron que redimirse a ver sus hogares consumidos por un fuego arrasador.

Producto de esta situación, los gimnasios y salones de localidades como Lago Puelo y El Hoyo se transformaron en centros de refugiados. El desastre ecológico fue acompañado de la necesidad de comida, agua y ropa. En este sentido, fue vital el aporte de los ciudadanos que se volcaron por completo a ayudar a los demás.

Es el caso de Emmanuel Aquino y Carla Chiavarino, vecinos gilenses que están a cargo de Mono Cocina, un emprendimiento gastronómico que funciona vía Instagram vendiendo platillos y enseñando recetas. Desde enero se encuentran viviendo en el sur y cuando estalló el caos, no dudaron en colaborar: “Yo trabajo en un restaurant, y con el dueño y mi compañera dijimos que por ahí podíamos hacer viandas y ayudar a los que lo necesitaban” explica Emmanuel. “Fuimos con los bomberos, pero nos dijeron que estaban bien y que vayamos a ayudar a la brigada. Ahí nos encontramos con que ellos no tenían comida, así que hablamos con mi grupo de amigos y el de mi novia para ver si querían colaborar. Nos mandaron dinero y nosotros empezamos a armar viandas y botiquines” relata. Esa primera conversación entre amigos fue la antesala de una campaña que se abriría y terminaría contando con la colaboración de muchos vecinos más.

Si bien en un principio solo cubrían el almuerzo, al poco tiempo tuvieron agregar la merienda. “En la brigada hacen turnos de ocho de la mañana a ocho de la noche, entonces cuando llegan necesitan reforzar porque están en altas temperaturas y encima el clima no está acompañando” precisa Carla. “Ahora por suerte los que se tenían que hacer cargo, se hicieron cargo, y estamos llevando las viandas a los vecinos. Vamos viendo lo que van necesitando día a día, teniendo en cuenta lo que conseguimos y lo que podemos comprar“.

Si bien en un momento llevaban la comida a uno de los gimnasios en los que se refugiaban los afectados, luego decidieron ir a las casas de la gente: “tomamos esa decisión porque nos llegó la información de que algunos intermediarios robaban las viandas. Además, porque mucha gente no quiere abandonar sus terrenos por miedo a que les roben lo poco que les queda“. Emmanuel, por su parte, agrega: “ahora la gente está en las casas quemadas y no se mueven de ahí. El tema es que muchos mandan comida y no tienen en qué hacerla“. A raíz de esto, la pareja decidió empezar a llevar comida ya elaborada.

El otro gran problema que se presenta es la llegada del otoño y el comienzo del descenso de las temperaturas: “Se viene el invierno crudo y se quedaron sin nada. Como recibieron mucha cantidad de ropa, ya están en los gimnasios cambiándola por herramientas para levantar sus casas“. Teniendo en cuenta esta situación es que se pusieron como objetivo recorrer los barrios afectados, preguntando qué necesita cada familia.

Este trabajo solidario aparece como respuesta a un Estado ausente: “todos los años pasa esto. Ahora, por ejemplo, se cortó la luz y ya lleva una semana sin volver. Si no fuera por la ayuda de la gente, no se saldría adelante” denuncia Emmanuel.

El incendio desde adentro

Es como si fuera una película” confiesa Carla. “Yo quedé varada por el incendio en El Hoyo y realmente era algo inexplicable. Son imágenes que no te las sacás nunca más de la cabeza. Uno se encuentra con situaciones muy injustas, con lo siniestro de lo humano. Cuando escuchás que fue intencional no lo terminás de creer“.  Pero más allá de esta situación, sostiene “hay que tratar de salir de ahí y ayudar desde lo pequeño que podemos. No vamos a cambiar al mundo nosotros, pero podemos hacer esto“.

¿Cómo colaborar?

Quien desee colaborar con las víctimas del ecocidio, se puede comunicar con los chicos de Mono Cocina mediante su cuenta de Instagram @monococinaa. A través de la misma red social, los perfiles de @abrazoalacomarca y @defensadelbosque están colaborando con los afectados y recibiendo donaciones.

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en