“Una escuela sin chicos pierde su esencia”

Luego de un año marcado por las implicancias impuestas por la pandemia, algunas escuelas locales empezaron a transitar el camino de la vuelta a la presencialidad. En el caso de Los Robles, este proceso empezó hoy a la mañana luego de que el viernes las autoridades provinciales emitieran la autorización correspondiente.

La idea de pensar en un protocolo para que los chicos puedan volver a las clases presenciales fue unánime” cuenta la directora Gabriela Santía. “Los chicos están felices y nosotros también. Por ahora abrimos para los alumnos de 6° de primaria y secundaria, pero está la expectativa de que se pueda abrir para algunos años más“.

WhatsApp Image 2020 11 16 at 12.01.50
Los alumnos de Los Robles realizan actividades sociorecreativas respetando el distanciamiento social

La autorización fue emitida luego de constatar que Los Robles contaba con las condiciones apropiadas como para volver a poblar el edificio. A partir de esto, la Comisión de Padres del colegio se encargó de proveer cámaras de acetato, alcohol en gel y termómetros digitales.

En cuanto a la manera de trabajar, el protocolo marca que cuando los padres dejen a los chicos en el colegio, deberán firmar una declaración jurada. Posteriormente, se le tomará la temperatura a los alumnos, para luego conducirlos a un aula en la que estarán separados por dos metros de distancia. No podrán compartir útiles y deberán contar con elementos de higiene personal.

 

Estas exigencias no disminuyen la felicidad de reemplazar pantallas por escritorios. Prueba de esto es lo expresado por la responsable legal, Lola Miravalles: “La alegría de las familias fue unánime. Sobre todo porque una escuela sin chicos pierde su esencia“.

 

 

Escruche a plena luz del día: la pista que sigue la Policía

Encontranos en