Cannabis: el gobierno autoriza el autocultivo para uso medicinal

Anoche se conoció el decreto firmado por el Presidente Alberto Fernández que confirma la nueva reglamentación de la ley 27.350 sobre el uso del Cannabis Medicinal. Esta regulación ahora “facilita e impulsa la investigación científica orientada a los posibles usos terapéuticos”, busca asegurar “el acceso a las terapias de forma segura e informada para todos los usuarios y usuarias”, incluso a través del “autocultivo o el cultivo solidario”. 

A partir de ahora, comienza una nueva etapa para los pacientes y usuarios que utilizan el cannabis para tratar enfermedades y dolencias. Aceites y cremas de cannabis podrán adquirirse en farmacias y ya no serán considerados criminales aquellos que cultiven esta planta de manera doméstica. Ahora se autoriza el cultivo personal y en red para usuarios, investigadores y pacientes que se registren en el Programa Nacional de Cannabis (REPROCANN).

El mes pasado en Luján los concejales sancionaron por unanimidad una ordenanza de similares características y el municipio ya abrió un registro para autocultivo medicinal. En nuestra ciudad se venden productos cannábicos en dietéticas y hasta por redes sociales. También son muchos los vecinos que se animan a cultivar para producir su propio aceite que utilizan para tratar problemas de salud.

Entre los considerando del decreto se contempla esta situación, es por eso que además de abrir un registro para pacientes que cultivan, “se promueve la creación de una red de laboratorios públicos y privados que garanticen el control de los derivados producidos”. De esta forma, desde el Estado se alienta la investigación científica y la capacitación de profesionales de la salud para el acompañamiento de usuarios de cannabis “para lograr su uso informado y seguro”.

En Luján, se prevé que la UNLu investigue con el objetivo de asesorar respecto a la calidad de la tierra, las semillas y para que el aceite que se produzca sea de la mejor calidad posible.

La ley que se sancionó en 2017 sólo permitía el uso del cannabis medicinal en pacientes con epilepsia refractaria y era económicamente excluyente por el alto costo que tienen los productos hechos en otros países. Con la nueva regulación se amplía el espectro de enfermedades a ser tratadas con los derivados de la planta.

La nueva norma también establece que las obras sociales, el Estado y las prepagas “garanticen” ese acceso. Según la reglamentación, en el caso de que los pacientes no se atiendan en el sistema público de salud, “la cobertura deberán brindarla las Obras Sociales y Agentes del Seguro de Salud del Sistema Nacional, las demás obras sociales y organismos que hagan sus veces creados o regidos por leyes nacionales, y las empresas o entidades que presten servicios de medicina prepaga”.

Se viene un nuevo torneo de League of Legends en Giles

Encontranos en