La biopandilla de la 17: un ejemplo de compromiso medioambiental

La “biopandilla de la 17” es un grupo de vecinos integrado por padres e hijos de la Escuela rural N° 17 de nuestra ciudad. Durante la cuarentena, en las clases que compartían por zoom se hablaba sobre el origen de la pandemia y de cómo la cuestión medioambiental es clave para garantizar un futuro sin enfermedades.

Fue entonces cuando varios padres de la institución propusieron ponerse en acción y empezar a cuidar la naturaleza que los rodeaba. Así se organizaron y comenzaron a salir cada domingo a los campos cercanos a la escuela a juntar la basura que tantos vecinos depositan en basurales clandestinos. Nestor, uno de los padres del grupo, asegura que “es terrible, cuando pasas en auto hay mucho que no se ve, pero cuando empezas a caminar aparecen basurales”.

Si bien nació desde las familias de la institución, este grupo es abierto a la comunidad y ya cuenta con varios colaboradores. Su objetivo es claro: “vivir en un mundo sin basura”. Contactados por Infociudad, charlaron con los niños del grupo y transcribieron sus respuestas. “Ellos son los verdaderos protagonistas”, destacaron los adultos.

Preocupados por el medioambiente de su ciudad, los jóvenes explicaron que el mayor problema que ven es que los vecinos de Giles no saben de qué se trata la separación de basura. “La gente no sabe qué cosas son reciclables ni cómo hay que tirarlas. Tampoco saben cuáles son los días de recolección”, afirmaron y aseguraron que una de las maneras de resolver el problema de la basura es que el Municipio brinde mejor información y haga capacitaciones para la población.

Respecto a los problemas medioambientales que ven en su ciudad, sostuvieron que la fumigación los afecta directamente. “Vivimos en el campo y fumigan alrededor de nuestras casas y escuelas.  Sabemos que usan venenos que nos pueden enfermar. El Estado debería enseñarle a los que siembran que hay otras maneras de trabajar sin usar venenos”.

También mencionaron la situación del Arroyo de Giles. “No hay peces ni animales, pero la gente que vivía antes que nosotros nos contaban que se bañaban y pescaban. Hoy no se puede, hay fabricas que tiran sus desechos y contaminan”.

Este grupo es un verdadero ejemplo de compromiso y educación ambiental. Hay un solo planeta y la única manera de garantizar un medio ambiente sano es generando conciencia y amor por la naturaleza. Sin embargo, lo ideal sería que todos los sectores de la sociedad, incluyendo el Estado Municipal, aprendieron de esta lección de responsabilidad.

 

Se viene un nuevo torneo de League of Legends en Giles

Encontranos en