Un gilense en Porto Alegre: “no tenemos estructura para enfrentar el COVID-19”

Brasil ya superó la línea de las 1.000 muertes por día y el crecimiento de infectados ya es incontrolable. El país vecino sufre las medidas de un gobierno que ya cambió 3 Ministros de Salud en apenas un mes. Esto se ve directamente reflejado en la grave situación que viven los hospitales, las morgues y los cementerios sobrepasados.

Además de la crisis sanitaria que sufre el país, la desocupación se disparó. Se perdieron 4,9 millones de puestos de trabajo en solo tres meses. Los sectores más golpeados fueron los trabajadores informales, el comercio, la construcción y los servicios domésticos.

Ariel Capiello, nacido en nuestra ciudad, hace años que vive junto a su familia en Porto Alegre, y es dueño de “La Victoria”, una talabartería. Cuando el contagio comenzó a empeorar, pudieron aislarse en el campo y cumplir de manera total la cuarentena. “Recién el lunes comenzó a moverse un poco aquí, ahora estamos trabajando 50% con todos los cuidados”, nos cuenta.

Respecto a las medidas sanitarias tomadas por el gobierno de Bolsonaro, Ariel afirma que”los reiterados cambios de Ministro de Salud y demás situaciones políticas impactan en todos los órdenes, empresariales, sociales y sobre todo en la inseguridad en el acceso a la salud”.  La pandemia demostró crudamente estar muy lejos de un resfriadinho, como la definió su presidente Jair Bolsonaro.

Cuando le preguntamos cómo veía la situación actual del país, Ariel nos dijo: “Veo que no tenemos estructura para enfrentar el COVID-19, por ese motivo, en lo personal, nos cuidamos mucho con mi familia. A nivel empresarial será un momento de superaciones”.

La situación en Brasil empeora a cada momento. Sin embargo, Ariel, decide destacar una anécdota llena de esperanza.  “Prefiero elegir imágenes de ayuda y no de tragedias. Un amigo mio, el Dr. Joao Andrade deja su consultorio para ayudar en las villas donde no llega ayuda”.

La variante Delta circuló por San Andrés de Giles

Encontranos en