El 80% de los logros depende de las habilidades sociales

anuncio infociudad frigorifico costanzo

“Es fundamental que los niños y adolescentes alcancen un mayor autoconocimiento, que detecten lo que los apasiona y motiva para que puedan invertir tiempo y energía en eso; para mantenerse ocupados y energizados en la realización de un proyecto que le otorgue sentido a su vida”, resalta la Licenciada en Psicología Julieta Schiaffino, quien actualmente lidera un proyecto-taller de Educación Emocional en el Colegio Sagrada Familia. En esta nota, la especialista nos invita a conocer más acerca de una innovadora práctica que cobra cada vez más relevancia en el ámbito educativo.

¿Cuáles son los lineamientos y objetivos del proyecto de educación emocional que están llevando a cabo en el Colegio Sagrada Familia? 

El proyecto que estamos implementando en el nivel primario y secundario se fundamenta en la concepción de la educación emocional como proceso educativo, que pretende potenciar el desarrollo emocional como complemento del desarrollo cognitivo, constituyendo ambos los elementos esenciales del desarrollo integral de la personalidad. Es menester el  desarrollo de conocimientos y habilidades sobre las emociones, es decir la alfabetización emocional, para que los niños y adolescentes sean capaces de afrontar  los retos que se plantean en la vida cotidiana. Es clave el acompañamiento de la familia en esta tarea.

Investigaciones demuestran que hasta un 80% del éxito de lo que hacemos depende del desarrollo de habilidades sociales y de una adecuada gestión de las emociones. Lo cual pone en tela de juicio lo que durante los últimos siglos era considerado como el ideal del ser humano: la persona inteligente. Este argumento se sustentaba en la relación que existe entre el coeficiente intelectual y su rendimiento académico.

Esta visión ha entrado en crisis por dos razones. La primera, la inteligencia académica no es suficiente para alcanzar el éxito profesional. Las personas exitosas son las que cultivan las relaciones humanas y las que conocen los mecanismos que motivan y mueven a las personas. Son las que se interesan más por las personas que por las cosas y que entienden que la mayor riqueza que poseemos es el capital humano. La segunda razón, la inteligencia no facilita la felicidad. Son las habilidades emocionales y sociales las responsables de nuestra estabilidad emocional y mental, así como de nuestro ajuste social y relacional.

¿Cuáles son los principales aspectos positivos que visualizás al incluir este tipo de proyectos en una institución educativa?

Principalmente, desarrollar estrategias de promoción de la salud porque tenemos una sociedad con claros síntomas de enfermedad: violencia, depresión, consumo de drogas, consumismo, culto de la imagen, delincuencia. Se trabaja desde el enfoque de la psicología positiva, donde se destacan las fortalezas y virtudes de los alumnos. Es una educación para la vida, el bienestar personal y social que propicia el desarrollo de competencias sociales y  emocionales básicas tales como: una sana autoestima, el autocontrol y la regulación emocional, habilidades sociales,  habilidades de resolución de conflictos y de comunicación asertiva. Además de prevenir, es importante, en  este sentido, construir bienestar de forma que sea menos probable la presencia de comportamientos de riesgo.

Considerando que la educación emocional como tema curricular es una novedad en Argentina, ¿qué tipos de iniciativas entorno a este concepto se llevan a cabo en países más avanzados al respecto? ¿Cuáles son las aspiraciones a alcanzar en el ámbito local?

España es uno de los países pioneros en la implementación de la educación emocional en las escuelas.  Se destacan programas que contemplan actividades para que desarrollen los niños en el aula, para realizar en el hogar con el acompañamiento de sus padres y también destinadas a los docentes.

A nivel local nosotros estamos muy comprometidos con este proyecto por lo cual seguiremos capacitándonos y haciendo camino al andar. Sabemos que es una estrategia innovadora en educación y aún hay mucho por aprender.

Actualmente, existe un movimiento que promueve la creación de la ley de educación emocional en nuestro país. ¿Qué beneficios traería aparejado contar con una regulación en este tema?

El proyecto de ley lo promueve el Licenciado Lucas Malaisi a través de la Fundación Educación Emocional. Tiene por objetivo que la implementación de la educación emocional como parte de la currícula se realice de forma sistemática y sustentable para que pueda alcanzar a todos los niños y jóvenes de nuestro país. Y esa es la clave.

En relación a los desafíos que quedan por afrontar, Julieta remata: “la idea es que se comience a desarrollar una propuesta desde el nivel inicial y se extienda hasta el nivel universitario. Debe ser una estrategia sistemática para lograr un verdadero cambio en el comportamiento. Es necesario abordar y llegar a todos los actores sociales. También es clave un compromiso sostenido en el tiempo para el establecimiento de hábitos que arrojen capacidades instaladas en toda la sociedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo