No voy en tren, voy en camión

anuncio infociudad frigorifico costanzo

Son poco más de las dos de la tarde y me acerco a la dirección de encuentro, el dato de la casa no es exacto, pero al llegar no fue problema encontrarla. Frente a un chalet con techo de teja y rejas negras se estaciona majestuoso un camión Ford antiguo con una casilla rodante montada en la parte de atrás. Sin dudas esta es la casa que busco.

Jimena Fernández y Lucas Skoliber viajarán por América en su creación, un Ford 350 con una casilla instalada atrás, la cual restauraron y pusieron en condiciones ellos mismos en 10 meses. El viaje empieza este jueves y cuentan con la inseparable compañía de Arroyito, su perro.

“Hace tres años hicimos un viaje por Europa juntos y tampoco fue tradicional, tratamos de ahorrar en lo que más podíamos, viajábamos de noche en los colectivos para usarlos de hotel”, contó Lucas en relación a cómo nació esta forma no tradicional de viajar. “Cuando volvimos de Europa la primera idea fue ir a Cuba en avión, pero después de tener una reunión con viajeros Zapp, un conjunto de personas que viajan por el mundo, y conocer al grupo Soñadores sin fronteras, decidimos viajar por tierra e ir trabajando en el sueño”, relató Jimena.

“Viajar te vuela la cabeza”, afirma Jimena.

El camión Ford 350 que vi afuera no fue el primero en llegar. “El proyecto empezó con una camioneta y gracias al regalo de una amiga de mi mamá conseguimos una casilla, entonces cambiamos a una casilla remolcada por la camioneta. Buscando un repuesto para la camioneta encontramos un camión Ford 350. Por una cuestión de costo nos convenía comprar el camión, probamos la casilla sobre el chasis y así nació lo que nos llevará y dejará dormir en este viaje” recordaron los dos entre risas.

La casilla fue restaurada es su totalidad, hoy se la puede ver reluciente con unas cortinas naranjas, un interior de madera blanco y una franja celeste y blanca que la cruza de lado a lado en el exterior. Jimena recuerda el primer encuentro: “30 años tirada en un campo estuvo, cuando la trajimos le sacamos abejas, panales de avispas, hasta ratas. Estaba destruida.”

El camión tuvo mejor suerte, sólo un poco, 10 años parado. “Cuando lo fuimos a comprar el anterior dueño nos dijo que hacía tres años que estaba parado, pero cuando lo sacamos de la casa del hermano él nos dijo que no le daban arranque hacía unos 10 años”, relató Lucas.

La joven pareja, ella 21 y él 25, recorrerá desde Argentina hasta México ida y vuelta por tierra aprovechando el permiso de tres meses que se les otorga en cada país como turistas, calculan estar de viaje unos cuatro años. El itinerario no está cerrado, dejarán abierta la posibilidad de ir cambiando a medida que el viaje lo amerite.

“Siempre para delante, nunca dudamos del viaje, ahora yo tengo una mezcla de emociones tremenda porque dejo todo, no ver a la familia por muchos años, tengo una hermana chiquita y otra por llegar”, contó Jimena y es el único momento en donde no habló sonriendo. “La familia apoyó siempre, pero le aclaramos que si por unos días no saben nada de nosotros, es que estamos tirados al sol en una playa”, comentó Lucas y volvieron las risas.

 

El tercer integrante.

Una noche dando vueltas por Giles pasamos por el arroyo y vimos que había un perro cachorro casi dentro del agua, bien en la orilla. Nos acercamos y temblaba, estaba muy agresivo pero igual pudimos cargarlo al auto. Lo trajimos a casa, acá le dimos de comer lo que teníamos, se comió tres paquetes de galletitas Express.

Lo bautizamos Arroyito, llegó 10 días después de que empezáramos con los arreglos del camión y la casilla. “Hoy ya es parte de la familia y viajará siempre con nosotros.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrazo de gol

Encontranos en

anuncio infociudad frigorifico costanzo